Derrota injusta e inmerecida

Un gol en el último minuto de partido impidió al Numancia puntuar en el Nuevo Los Cármenes y venirse de vacío y cariacontecido para tierras castellanas. Los de Arrasate perdieron un encuentro en el que fueron mejores y en el que el fútbol actuó de forma injusta con ellos, pues a pesar de la igualdad reinante durante los noventa minutos, si alguien tuvo opciones de llevarse la victoria fue el equipo numantino.

Pero el fútbol no entiende de méritos y la calidad de Espinosa en el momento final inclinó la balanza para el equipo nazarí, cuestionado por la grada casi desde el inicio e incapaz de superar el buen posicionamiento táctico de los numantinos.

El Numancia estuvo muy serio en el primer acto, pero también en el segundo. Los sorianos juntaron líneas y se aplicaron en tareas defensivas para tapar los huecos y apenas dejaron espacios a los atacantes granadinos, que incurrieron en varias situaciones de fuera de juego durante estos primeros minutos.

Aunque los porteros no tuvieron que intervenir de forma meritoria en ninguna de sus porterías, fue el equipo de Arrasate el que puso los mayores momentos de peligro gracias al balón parado. Primero Íñigo Pérez y después Escassi gozaron de dos lanzamientos de libre directo en la frontal del área sobre la meta de Javi Varas, pero ni uno ni otro acabó entre los tres palos de la portería rival.

Lo peor sin duda de este primer tiempo fue el contratiempo en forma de lesión de Ripa, que tuvo que abandonar el terreno de juego en el minuto 18 con un problema en el cuádriceps de su pierna derecha.

En la segunda mitad, el guión se mantuvo y el partido siempre se jugó al ritmo del Numancia y a lo que querían los sorianos, vencedores en la pelota parada, pero sin acierto en golpeos definitivos, pues el equipo de Arrasate gozó de hasta cuatro lanzamientos de falta desde la frontal del área, los cuales ni siquiera probaron las manos de Javi Varas.

Con el partido cada vez más volcado del lado numantino, el colegiado perdonó la segunda cartulina amarilla a Chico Flores. El defensa nazarí se mantuvo en el campo y salvó al Granada del gol numantino al salvar sobre la misma línea de gol el remate de Guillermo cuando ya se cantaba el 0-1.

Unos minutos después, el otro zaguero central local, Germán, también disfruto de la bula arbitral en una acción que mereció la segunda amarilla pero tampoco la vió. Cuando el partido finalizaba, una acción rápida de los locales y una gran definición de Espinosa devolvió la vida al Nuevo Los Cármenes y dejó a los sorianos sin el premio del empate.

Granada C. F.: Javi Varas, Chico Flores, Alex Martínez, Salvador (Espinosa, minuto 64), Germán, Antonio Puertas, Pierre Kunde, Quini, Joselu, Montoro y Hjulsager (Pedro, minuto 56).

C. D. Numancia: Aitor Fernández, Ripa (Saúl, minuto 18), Íñigo Pérez, Escassi, Nacho (Pablo Valcarce, minuto 68), Pere Milla, Markel, C. Gutiérrez, Guillermo (Higinio, minuto 80), M. Mateu y Diamanka.

Árbitro: Dirigió el partido Moreno Aragón (Comité Madrileño). Asistido por Garrido Romero y Santiago Sacristán. Mostró cartulina amarilla a Germán, Chico Flores y Quini por los locales.

Goles: 1-0. Minuto 89. Espinosa.

Los Cármenes. 11.000 espectadores.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad