El viaje del Numancia a Zaragoza, por Nuria Pascual

Ahora ya con más tranquilidad y analizándolo todo desde casa puedo decir que se me acaban las palabras y los adjetivos para definir cómo ha sido el fin de semana de los aficionados rojillos en Zaragoza. Todo buen numantino tenía marcada en su calendario las fechas del 9 y 10 de Noviembre. Las ganas de ir a Zaragoza y a la Romareda eran enormes, para todos era un partido muy especial debido a la cercanía entre ambas ciudades, a dos clubes amigos, a dos aficiones hermanadas que nos deseamos mutuamente lo mejor y por supuesto porque en la capital maña hay miles de sorianos que teníamos ganas de ver y juntarnos para este gran partido de fútbol.

A lo largo de la semana ya se comentaba en los medios de comunicación, en las redes sociales y en la calle que 4.000 sorianos estarían presentes en las gradas de la Romareda, pero uno no termina de ser consciente de lo que eso llega a ser hasta que no lo vive en primera persona. Algunos aficionados ya vivieron el ambiente desde el viernes por la tarde pero la mayoría empezamos el sábado pasando una gran mañana gracias a la Peña «El Picadillo». El trato fue genial y eso siempre es de agradecer. Nos visitó parte de la directiva del C.D. Numancia con nuestro presidente D. Francisco Rubio Garcés a la cabeza, habló con los aficionados, nos fotografiamos con él y todos le decíamos que «éste era el día y que teníamos que conseguir la victoria». Posteriormente, visita al hotel para dar los últimos ánimos a nuestros jugadores.

La hora del partido se acercaba y todos juntos, tanto sorianos como zaragozanos,  fuimos al estadio invadiendo las calles de la capital maña con cánticos, sanjuaneras y demás canciones. Aquello fue lo más similar a la bajada a las Bailas en plenas fiestas de San Juan. Pero eso solo era la previa del partido, una vez que entramos todos los rojillos a la Romareda uno se quedaba sin palabras, aquello parecía Los Pajaritos en las grandes ocasiones. Como dijo el míster en la rueda de prensa posterior al choque sería bonito que este ambiente se repitiera más a menudo en nuestro estadio. Nos dejamos la voz, el alma y el corazón para animar a nuestro equipo del cual nos hemos sentido, nos sentimos y nos sentiremos siempre muy orgullosos. Las cosas pueden ir mejor o peor pero los sentimientos hacia el Numancia son muy grandes y los colores rojo y azul se llevan muy dentro del corazón.

Hacía mucho tiempo, años diría yo, que no vivíamos algo así, el partido comenzó y no paramos de animar ni un solo segundo durante los 90 minutos incluso hasta en el descanso seguíamos cantando. Muchas ocasiones falladas en los primeros 45 minutos, el balón no quería entrar hasta que al filo del descanso el capitán Javier Del Pino marcaba pero el gol quedaba anulado por fuera de juego.  Cuando al principio de la 2ª parte nos marcaron el gol, en la mente de muchos fue inevitable pensar que aunque quedara mucho partido por delante otra vez nos íbamos a volver a casa decepcionados y de vacío. Pero esta vez la historia cambió, la afición no se rindió y los jugadores tampoco, animamos más que nunca porque sabíamos que la remontada era posible y desde el portero hasta el último jugador que estaba sobre el césped se dejaron la piel hasta que llegó un momento clave, el árbitro pitó un penalti muy claro a nuestro favor, Julio Álvarez lo introdujo en las mallas de la portería de Leo Franco y en la grada rojilla literalmente todos nos volvimos locos… saltos, abrazos, cánticos, gestos de rabia y un largo etcétera que es difícil explicar con palabras. Entonces más que nunca pensamos que este partido lo teníamos que ganar hasta que poco después un saque de esquina votado magistralmente por Julio Álvarez es cabeceado a las mallas por Gaffoor. Allí ya la alegría de todos los rojillos fue total y muy emocionante ver como todos los jugadores se acercaban al córner donde estábamos todos los aficionados. Gran gesto en ambos goles.

Sufrimos hasta que el árbitro del encuentro pitó el final pero estábamos seguros que esto no se nos iba a escapar, cuando finalizó el partido el estallido fue brutal, abrazos entre todos, lágrimas de emoción, celebración y agradecimiento a todos y cada uno de los jugadores y en definitiva mucha, mucha alegría. Nadie quería irse del estadio y un buen rato después todavía seguíamos cantando hasta que finalmente abandonamos las gradas para poder estar con nuestros jugadores. La celebración post – partido fue como si hubiésemos ascendido o ganado algún título.

Era un partido importantísimo para engancharnos arriba, era la ocasión perfecta para ganar, la afición estaba allí y ¡¡¡TODOS JUNTOS LO CONSEGUIMOS!!!

Después del partido muchos aficionados volvieron a Soria, pero los que nos quedamos lo celebramos a lo grande durante toda la noche por las calles de Zaragoza. Una noche inolvidable en la que la afición zaragocista nos felicitaba, nos paraba por la calle para darnos la enhorabuena, etc. Un gran ambiente entre ambas aficiones y un ejemplo de lo que debería ser siempre cualquier deporte y, en este caso, el fútbol. Ellos vivían una situación muy diferente a la nuestra porque ven a su equipo en una situación delicada y están siendo años de mucho sufrimiento para un club histórico y tan grande como el Real Zaragoza. Ya el domingo todavía seguíamos con las banderas, bufandas y camisetas rojillas por la capital aragonesa. Aquello era como un sueño que no quieres que acabe nunca.

Como aficionada rojilla, simplemente quiero dar las GRACIAS de todo corazón a toda la plantilla, cuerpo técnico, directiva y miembros que forman el C.D. Numancia, a todas las peñas y aficionados numantinos en general, a toda la gente de Zaragoza por el trato recibido y a cada persona que ha hecho que este viaje sea uno de los que sin duda cualquier aficionado guardará en su recuerdo y en su memoria para toda la vida. El 9 de Noviembre de 2013 ya pasa a formar parte como un día grande de la historia de nuestro club.

¡¡¡AÚPA NUMANCIA!!!

LA ILUSIÓN NOS HACE GRANDES

Leave a Reply

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad